Reduciendo el impacto por ruido

Los buques atracados generan ruido que puede ser eliminado cuando la energía es suministrada desde la red eléctrica en vez de usar la generada por los motores auxiliares. También puede conseguirse la atenuación del ruido mediante la instalación de silenciadores que reducen el impacto sonoro proveniente de los gases de escape de dichos motores diésel.

Además de los gases de escape de los motores diésel, otras fuentes de ruido de los buques en atraques son los conductos de ventilación de las salas de máquinas y otras fuentes secundarias de ruido como es la refrigeración de contenedores, el aire acondicionado, bombas, operación de las rampas interiores, etc.

La zona portuaria es objeto de planificación espacial al mismo tiempo que la zonificación acústica local donde determinados niveles de ruido deben ser respetados. La planificación relativa al ruido en los puertos, incluyendo la recopilación de información mediante mediciones de ruido, análisis, elaboración de mapas de ruido del puerto y la propuesta de medidas correspondientes, es una obligación impuesta por la Directiva 2002/49/CE. En España, el Real Decreto 1367/2007 ha traspuesto dicha Directiva 2002/49/CE, y muchos gobiernos municipales de ciudades con puerto han aprobado ya sus respectivos planes de ruidos. Finalmente, son las ordenanzas municipales las que establecen los límites del nivel de intensidad sonora máximos permitidos.

Los buques deben cumplir los límites de ruido de IMO establecidos en la Resolución A.468 (XII) Código del nivel de ruido a bordo de los buques, 1981. Dicha regulación limita a 75 dB(A) el ruido en zonas de descanso a bordo y recomienda 5 dB(A) menos. Así, si se parte de dicho límite para estimar la máxima potencia sonora de los motores auxiliares, y -tras el ejercicio de propagación correspondiente- se tiene en cuenta el nivel de 45 dB(A) en zonas residenciales por la noche, resulta que la separación mínima que debe ser respetada a dichas zonas puede alcanzar distancias sustanciales.

Por ello, el suministro de energía eléctrica en atraque es admitida como una solución válida para reducir el impacto sonoro de los buques. ships.  GREENPORTS estima que, usando electricidad en atraque, la reducción de ruido alcanza desde 0 (Tanques/RoRo) hasta 16dB (Graneleros). Otros muchos factores hacen que la decisión haya que tomarse caso a caso tras considerar soluciones complementarias o alternativas, las más relevantes son las siguientes, bien a bordo o a tomar por los gestores de los puertos:

  • adaptación de los buques instalando silenciadores en la salida de los gases de escape de los motores auxiliares o reconduciendo éstos hacia los de los motores principales, poniendo revestimientos de lana de roca en los habitáculos con ventiladores, o modificando la operativa de la gestión de rampas interiores,
  • reordenar la asignación en el tiempo de los atraques o la distribución espacial de los buques (alejamiento o cambiar el costado del buque), tarificación diferenciada de la infrastructura portuaria como sugiere el estudio de la UE y el proyecto NoMEPorts.

(Español) PUERTOS DEL ESTADO ha realizado un estudio específico para valorar la reducción del impacto sonoro de los motores auxiliares de los buques en atraque, que puede consultarse aquí.

(Inglés) Noise from ships in ports Possibilities for noise reduction Lloyd’s Register ODS – Danish Environmental Protection Agency (Danish EPA)- 2010

(Inglés) Noise from moored ships – J. (Rob) Witte – 2010

(Inglés) Noise Map of the Port of Bilbao. Design and Environmental Considerations HADA Project – 2004

(Inglés) Good Practice Guide on Port Area Noise Mapping and Management – NoMEPorts Life EU Project – April 2008

 

No se admiten más comentarios